Prensa Prensa 3/5/2018

FILIAL PERGAMINO SOBRE LA DECISIÓN DEL GOBIERNO BONAERENSE DE CERRAR VARIAS ESCUELAS RURALES

Fuente: Filial Pergamino
Prensa
Nota Original FAA
prensa@faa.com.ar

En una polémica medida que refuerza una política de Estado que comenzó en el 2016, el gobierno de la provincia de Buenos Aires decidió cerrar  escuelas rurales ubicadas en pequeños pueblos donde a partir de este Ciclo Lectivo los niños deberán asistir a otras escuelas, alejados de sus casas, y algunos podrán perder el año.


La medida se anuncia a pocos días del inicio de clases, y en muchos de los casos se comunicó a la comunidad en forma telefónica, sin una resolución oficial. El plan de cierre de escuelas rurales no es nuevo en la provincia, pero esta vez, supone un vacío educativo importante en pueblos de pocos habitantes en donde la presencia de las escuelas trasciende el hecho educativo. En las escuelas se organiza la comunidad, se proyectan ideas de desarrollo y es un punto de encuentro de la familia rural.

Para la comunidad rural es una decisión muy fuerte, la importancia del derecho constitucional a la educación pública merece un trabajo con la comunidad, con las familias y una argumentación que vaya más allá del costo económico.

La educación de un chico es una inversión y no un costo. Para el gobierno provincial se trata de una “optimización de recursos”, según el director general de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, las escuelas que se cierran son las que tienen menos de cinco alumnos.

En ámbitos rurales este número de niños no es poco, en pueblos de entre 20 y 100 habitantes. Las escuelas rurales justifican su presencia precisamente en ámbitos apartados, lejos de centros urbanos. Este ajuste se aplica en el corazón mismo de las pequeñas localidades, donde ya no pasa el tren, donde los caminos se encuentran en pésimo estado y los servicios médicos y sanitarios casi nunca llegan. La apuesta oficial por abandonar la educación rural en pueblos que ya tienen problemas para sobrevivir, se hizo sin consultar con nadie y detrás de un escritorio en la más absoluta soledad e ignorancia de que es una escuela rural y lo que significa para todos nosotros.

Esta decisión inconsulta  tiene gravísimas consecuencias. La situación de un solo alumno vale la pena porque estamos además condenando a un pueblo con dificultades de subsistencia a desaparecer. El gobierno prometió jardines y terminó cerrando escuelas.

La insensibilidad de la medida de cerrar escuelas rurales ha dejado en jaque a todos. El riesgo de que los niños se queden sin poder ir a la escuela es real. El fomentar el desarraigo es un hecho que predica el gobierno con medidas como las que adoptó.  Este ajuste maquillado de “reordenamiento” es un golpe muy duro para pueblos que sobreviven al abandono estatal. Sin escuelas, la vida de un pueblo se extingue.

Hemos entendido que quienes trabajamos y producimos necesitamos de las Políticas Públicas, necesitamos Educación, Salud, de Seguridad, que se combata la inflación, que se proteja a los pequeños y medianos productores, que se atienda al Interior, que se respete el federalismo.

Quienes integramos la Federación Agraria Argentina Filial Pergamino entendemos lo que le ha costado al país lo conseguido en materia de derechos sociales, humanos, laborales y democráticos y no estamos dispuestos a renunciar a todo ello.

Nuestro reclamo es justo y sintetiza las necesidades de una inmensa mayoría de los argentinos que pretendemos vivir y trabajar en una Patria unida, solidaria, justa, libre y soberana.

Trabajamos por el bienestar de nuestros pueblos que son olvidados por un gobierno que solo lleva adelante políticas para los grandes amigos y que solo le interesa expulsarnos de nuestros lugares a quienes en un momento de nuestras vidas, de nuestra adolescencia elegimos ser, vivir y mantener nuestras costumbres, aquellas que nos inculcaron desde hace mas de 100 años.

Defendemos el arraigo como bandera de lucha histórica, y la escuela rural es casi la única presencia del Estado en lugares que son inimaginables para quien toma medidas detrás de un cómodo sillón de oficina en la capital provincial y alejado del mundo.

Reclamamos se revean las medidas injustas e inconsultas del cierre de escuelas rurales en toda la provincia de Buenos Aires y en particular de todo nuestro distrito de Pergamino.

 

Sebastian Campo

Hugo Cogo

Presidente

Secretario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Desarrollado por Movilsol